El contacto con las plantas, seres de suavidad, paz y cobijo, permite el reencuentro con el “yo” y concede habilidad en manos, oídos, ojos, corazón y mente.