Enrique Lucero, la Muerte, e Ignacio López Tarso, Macario, en una escena de Macario (1959), en Cacahuamilpa, Guerrero. La cinta fue dirigida por Roberto Gavaldón, con fotografía de Gabriel Figueroa.